lunes, 15 de octubre de 2007

Sol LeWitt

El universo de Sol LeWitt

Fundación Tapiés

Sol LeWitt pertenece a la generación de creadores que, a lo largo de la década de los sesenta, convulsionó la escena artística con una nueva propuesta estética conocida como arte minimalista. Pero también es importante situar a LeWitt en un lugar central de la historia del arte conceptual. Su interés en los estadios conceptuales que preceden a los aspectos físicos de la creación artística y el rechazo del énfasis en el efecto final constituyen una aportación decisiva al discurso en torno al arte.

El minimalismo engloba los movimientos artísticos que tienen como objetivo reducir la pintura y la escultura a lo esencial de la abstracción geométrica. El arte minimalista eliminó la imaginería figurativa y el espacio pictórico ilusionístico en favor de una imagen única, a menudo compuesta de partes más pequeñas organizadas de acuerdo a una cuadrícula. Pese a esta tendencia hacia las composiciones matemáticamente regulares, las obras minimalistas muestran una gran diversidad: desde la evocación de lo sublime inherente a las telas monocromas de Agnes Martin y Robert Ryman, hasta los rigurosos ensayos de geometría de Robert Mangold o Brice Marden.

Al final de la década de los sesenta, con la evolución de sus protagonistas y la incursión de una nueva generación de creadores que veían el minimalismo como el último escalón del arte de vanguardia, el panorama artístico se abrió hacia nuevas concepciones, caracterizadas en gran medida por la heterogeneidad y la síntesis.

Partiendo del minimalismo, Sol LeWitt protagonizó una evolución estilística y teórica personal que le llevó a postular las bases de una nueva corriente artística denominada arte conceptual, de la cual se le considera uno de los primeros representantes. Como respuesta ante los elementos más simplificadores del arte minimalista, publicó Paragraphs on Conceptual Art (1967) y Sentences on Conceptual Art (1969), donde intentaba dar a su obra una base teórica que ha mantenido hasta la actualidad.

"En el arte conceptual, la idea o el concepto es el aspecto más importante de la obra. Cuando un artista utiliza una forma conceptual, hay que entender que previamente ha realizado todo un proceso de planificación y de toma de decisiones, de forma que la ejecución pasa a ser una cuestión mecánica. La idea se convierte en una máquina que crea arte. Este tipo de arte no es teórico, ni ilustra teoría alguna; es intuitivo, está implicado en todos los procesos mentales y no tiene ningún objetivo concreto."

En cuanto a la ejecución de la obra de arte, LeWitt la describe como un proceso que se realiza de un modo mecánico y ciego. Esto significa que el plano del artista puede resumirse mediante un código explícito, fácil de descifrar, tanto si el artista es el ejecutor de la obra como si no lo es. La relación del LeWitt con el arte es similar a la del diseñador con sus diseños. El artista dibuja experimentos, crea hipótesis y después las entrega a un amigo matemático, a sus colaboradores o a un impresor. El artista es el centro de una red de actividad en la que inventa tareas para que otros las realicen, en la que produce ideas para que otros las sopesen y materialicen como objetos.

Esta dicotomía entre concepción y ejecución es la esencia de la obra de LeWitt, y en ambos estadios de la creación, contra lo que pudiera deducirse con una simple ojeada a los ejercicios seriados de este artista, el azar, la libertad y el placer se manifiestan con toda plenitud.

Con esta exposición, constituida por una colección de más de 400 dibujos y gouaches, el espectador tenía la oportunidad de descubrir un universo de sistemas, con los códigos y las divisiones que lo estructuran. Se trata de uno de los aspectos más desconocidos de la producción de LeWitt: obras de pequeño formato creadas en la intimidad del taller, piezas cruciales para entender la producción, y por tanto, la evolución de este creador.

La muestra era una trayectoria cronológica a través de la producción gráfica de LeWitt. Desde los primeros dibujos realizados en los años cincuenta y que funcionan aún como esbozos o como estudios de formas geométricas, hasta los sistemas repetitivos de módulos cúbicos donde el artista intenta reducir al máximo la expresividad subjetiva. Incluía también los dibujos de líneas, que traduce en palabras con extrema precisión, para que no haya ninguna duda respecto a la longitud, la dirección y la distancia de las líneas a la hora de ejecutar la obra. La muestra se cerraba con uno de sus trabajos más recientes: las composiciones constituidas por franjas de tinta de color, sustituyendo a las líneas rectas y curvas que ha abandonado progresivamente.

En todas las formas artísticas que ha utilizado, LeWitt parte de unos estudios preliminares que son portadores del concepto ideado por el artista y constituyen un paso previo para su posible realización. En este sentido, una panorámica sobre la producción de dibujos de LeWitt permite al espectador captar la exhaustiva producción de este artista a lo largo de más de treinta años de trabajo.

Sol LeWitt, defensor de la 'idea como máquina del arte'

El Mundo

NUEVA YORK.- El escultor y dibujante estadounidense Sol LeWitt, uno de los máximos exponentes del arte conceptual, murió el 8 de abril a los 78 años en Nueva York a causa del cáncer que padecía. En sus trabajos, el artista jugaba cada vez con diferentes variantes y quitaba así a sus obras el aura de lo único.

Nacido el 9 de septiembre de 1928 en Hartford (Connecticut), este artista minimalista y conceptual apostaba por el relativismo. "La idea se convierte en una máquina que hace arte", afirmaba LeWitt como lema de su actividad creadora, que llegó a su fin a su muerte este domingo.

Los críticos se burlaban a veces de que el artista viajaba a ver sus exposiciones para enterarse él también de cómo habían quedado sus obras. Lo que ocurría era que muchas veces LeWitt sólo realizaba los bocetos, pero la pieza en sí la elaboraba su equipo de ayudantes. De acuerdo a cómo lo hacían, resultaba una obra distinta.

LeWitt comenzó su carrera a principios de los 60, cuando se buscaba crear un "arte nuevo". Este dibujante y grabador se caracterizó por sus estrictas formas geométricas de diversos colores y la creación de cubos de acero o con barras o en forma de jaula. Este fue el tema central de sus primeras exposiciones.

A fines de los años 60 se convirtió en un importante representante del arte conceptual, que subraya que la idea, y no su forma física, es lo fundamental. En la obra 'The Location of 6 Geometric Figures' (1975) quería transmitir el centro de sus formas geométricas a través de pensamientos, bocetos y cálculos. La búsqueda de lo absoluto quedaba una vez más en segundo plano frente a la experimentación y el pluralismo.

LeWitt desarrolló entonces también una forma particular de murales, que llamó 'Wall Drawings'. El sistema de pintura se fundaba en los colores básicos amarillo, rojo, azul y gris, que eran aplicados de forma directa en la pared con movimientos circulares en capas transparentes. Los dibujos debían ser interpretados no como un cuadro individual, sino como parte de la arquitectura de la sala.

Los cuadros de la serie '100 Cubes' (1991), que realizó posteriormente, retoman la idea de lo geométrico pero de forma más delicada que en los murales.

Junto con sus cuadros, LeWitt realizó muchas esculturas geométricas de diferentes materiales, como madera, acero o plexiglás. Algunos ejemplos son 'Structures' (1973), una especie de escalera formada por una serie de cubos de madera huecos, hechos sólo de marcos blancos, o '122 Variations of Incomplete Open Cubes' (1974), formada por 122 esculturas de madera pintadas de blanco, combinada con 131 dibujos enmarcados colgados en las paredes.

LeWitt, que vivía alternativamente en Conneticut y en la localidad italiana de Spoleto, experimentó también con litografías y aguafuertes y organizó la venta de libros de arte.

Durante toda su vida se mantuvo fiel al concepto de que, "como con la música", sus diseños podían ser "presentados por el intérprete mejor o peor", sin perder su auténtico carácter.



Nota: Esta es la primera parte de cinco que aparecen indexadas en el menú lateral junto a la pantalla de YouTube cuando seleccionan el video. Por favor véanlas todas. ^-^


1 comentario:

Carlos Lagua dijo...

Muy interesante la filosofia y que en si es la esencia de la creacion tomando como punto de partida la idea.que hoy en dia los espacios ambientales sirven como idea o Fuente de inspiracion para un sinmumero de creaciones.